Orto-k en Hipermetropía

La ortoqueratología u orto-k es un tratamiento que consiste en la adaptación de lentes de contacto con un diseño especial para eliminar la refracción de los pacientes de manera temporal, mientras se están usando las lentes, sin necesidad de usar corrección óptica (gafas o lentillas blandas) durante el día y aun así, viendo perfectamente. El paciente debe colocarse las lentes antes de ir a dormir y retirarlas de sus ojos al levantarse, es decir, que solo las usa por la noche mientras duerme.

Las lentes de orto-k pueden eliminar defectos refractivos de miopía, astigmatismo y ahora también, con los nuevos diseños de lentes,  refracciones de hipermetropía. A pesar de ser un tema muy interesante, son muy pocos los estudios publicados al respecto. Por ello, en este post os dejamos un estudio en el que hemos participado y donde intentamos demostrar la eficacia de las lentes de orto-k en el tratamiento de la hipermetropía.

Pincha en este enlace para acceder al estudio:

López de Dueñas M, Gallego Antón L, Liern Cendrero A, Verdejo del Rey A. Eficacia y seguridad de un diseño de lentes de contacto para ortoqueratología en hipermetropía. Optom 2018

LENTE ORTO-K EN HIPERMETROPIA

Participamos en el Congreso OPTOM 18

Durante este fin de semana se ha celebrado en Madrid el Congreso Científico OPTOM 18, en el que Antonio Verdejo ha participado como ponente presentado diferentes trabajos de estudios sobre Oroto-k para miopía e hipermetropía y Lentes Esclerales en cornea irregular. Dichos trabajos han sido realizados, bajo su dirección, por los alumnos del Master COI 2016-2017.

En la jornada del viernes día 13, COVER Optometría participó en el speak corner del Laborario Visionix-Briot en el que Antonio Verdejo tuvo la ocasión de habar sobre el manejo de la lámpara de hendidura en la práctica clínica.

Os dejamos a continuación algunas imágenes de los póster científicos presentados durante el congreso.

IMG_6368IMG_6376IMG_6470IMG_6475Diapositiva1 Diapositiva2

¿Cuándo debe revisar la visión de su hijo?

Cuando nacemos el sistema visual no está maduro y va evolucionando hasta los 7-8 años de edad. Muchos problemas visuales deben ser tratados durante la infancia, por eso es importante que los niños pasen revisiones lo antes posible y siempre antes de comenzar el colegio.
En la detección de estos trastornos es fundamental el papel de los padres, de los maestros y del óptico-optometrista. La detección y el diagnóstico precoz de algunas anomalías visuales es crucial para prevenir futuros desórdenes en el aprendizaje, de ahí la importancia de un examen visual completo. Un tratamiento adecuado permite que los hijos tengan una buena visión durante el resto de su vida.
Se debe realizar la primera revisión visual completa en el primer año de vidVINILO 3 - EL DE ABAJOa y, sobre todo antes de los 3 años (previa al inicio de la Educación Infantil), y a los 6 años (inicio de la Educación Primaria). Consiste en una evaluación completa que, además de la agudeza visual, valore si la visión del niño está preparada para afrontar con éxito la escolarización, pues el 80% de lo que el niño aprende entra por sus ojos.
Si observáramos alguna anomalía, el optometrista les explicará con detalle en qué consiste y les asesorará sobre el mejor tratamiento: lentes de contacto o gafas, entrenamiento visual, etc.
Revisiones rutinarias:
  • De 0 a 3 años: si los padres, maestros o pediatra notan cualquier anomalía en la visión (se acerca mucho al papel, desvía alguno de los ojos, etc).
  • A los 3-4 años:Revisión obligatoria, sobre todo si hay antecedentes familiares. A esta edad el niño puede colaborar en ciertos test de visión, por lo que se puede detectar defectos de refracción y ojo vago poniendo un tratamiento eficaz.
  • Cada año hasta los 14 años, dependiendo si existe o no defectos de refracción.

Motivos frecuentes de consulta en optometría Infantil:

  • Si desvía frecuentemente un ojo.
  • Entorna o guiña los ojos.
  • Si el niño tiene lagrimeo.
  • Si aparecen legañas y/o orzuelos de repetición.
  • Ojos rojos de manera frecuente.
  • Si se acerca mucho a la televisión o al papel cuando escribe.
  • Dolores de cabeza frecuentes.child-865116_1920
  • Se frota los ojos con frecuencia.
  • Si utiliza el dedo o mueve la cabeza excesivamente en la lectura.
  • Si se salta palabras o frases del texto.
  • Mala comprensión lectora y le cuesta terminar las tareas.
  • Invierte letras o números al leer o escribir.